Nena, ponte crema

Nena ponte crema” Decía y repetía mi abuela, durante los 2 meses de verano de mi infancia y adolescencia que nos pasábamos en la playa. Cómo es lógico, cuanto más pequeña era, más también mi obediencia, pero según crecía aquella retahíla de recomendaciones y advertencias pasaban como el viento por mis oídos. Las ganas de estar bien bronceada vencían a todos los consejos. Y es que, por descontado, pertenezco a esa generación que creció, por extraño que parezca ahora, sin internet ni redes sociales, y lo que ordenaba mi abuela o madre, si bien, en un tiempo era de indiscutible cumplimiento, con los años le fui restando importancia. No había, o no recuerdo, tantas campañas, ni información, acerca de los peligros del sol. Pero eso, hoy en día ha cambiado y casi podría decir que el que se quema por exponerse, premeditadamente, al sol, es porque quiere.

_D7A9905 copia

Foto: TomTomSpain

Sufrir bajo el sol

Los deportistas “outdoor” somos lo más parecido a los amantes del bronceado tumbados al sol. Obviamente, no por la actividad física que nos separa, pero sí por la exposición prolongada que hacemos bajo la radiación solar. Corredores, ciclistas, triatletas, surfistas, podemos pasar horas expuestos al astro rey, luchando con todo nuestro esfuerzo por superarnos, pero, a menudo, olvidamos defendernos de una de nuestras grandes amenazas: la probabilidad de sufrir melanoma. No es por alarmar, pero será casualidad, o no, ya son varios los casos de deportistas profesionales, que afortunadamente, han superado con éxito un cáncer de piel en los últimos años.

tamara_duatlon

Fotoprotección, cápsulas y prendas.

Elegir la barrera protectora contra el sol depende de muchos factores, el tipo de piel, la zona a aplicar, el momento o la actividad que se va a realizar. El tipo de piel determinará el SPF recomendable, cuánto más clara sea la piel mayor será el SPF a emplear. Tampoco es lo mismo tumbarse o pasear por la ciudad que hacer deporte, o sumergirse bajo el mar. Para la primera opción nos valdría con que se adecuara a nuestro tipo de piel, en la segunda alternativa, la textura y absorción es de crucial importancia, mientras que para el agua necesitaremos un fotoprotector que sea resistente al agua o waterprof. Pero tampoco utilizo el mismo solar para cara que para cuerpo. Por varios motivos, el que empleo a menudo para el rostro es algo más denso pero más completo, me ofrece protección frente radiaciones UVA, UVB, infrarrojo y visible, pero a la vez neutraliza los radicales libres gracias a un complejo superantioxidante, que repara los daños en el ADN y actúa como antiedad. El fotoprotector del cuerpo es un spray súper ligero de muy fácil aplicación. Particularmente, recurro siempre a los productos de Heliocare, su trabajo de constante investigación me dan gran confianza dermatológica. Por otra parte, podemos aumentar, que no sustituir nuestra barrera a través de cápsulas tomadas por vía oral.

IMG_9802

Heliocare color. Foto: una periodista en zapatillas

Si no puedes fotoprotegerte, lo mejor es, en la medida de lo posible, taparse. Probablemente, si vas a hacer surf, sup, u otras actividades acuáticas no puedas re-aplicarte la crema solar tantas veces, o con la asiduidad que debieras, utilizar prendas como filtro protector es otra sencilla alternativa. Cada vez las marcas piensan más en la comodidad y cuidado del usuario. Bonh Barcelona se postula como una firma que hace del deporte un estilo de vida, y como tal, incide en los beneficios saludables. Disponen de bañadores o camisetas coloridas con manga larga para disfrutar sin amenazas de la actividad bajo el sol.

bonh-banador-surf-tropicoolcamiseta-surf-cintura

Parafraseando a las campañas de concienciación de Heliocare: ¡Tómatelo en serio! Y haz de tus placeres deportivos una actividad fotoprotegida.

Anuncios

Fotoprotégete y disfruta de tus kilómetros

La práctica de cualquier actividad física no debe implicar ningún riesgo para la salud, o al menos, es importante minimizar aquellas circunstancias que puedan provocar peligro alguno. En función de la acción, o donde esta se desarrolle, pueden surgir unas u otras amenazas, tanto intrínsecas como externas. En las épocas estivales, las actividades de exterior, tienen en común algunos riesgos, las altas temperaturas o la incidencia solar son los peores enemigos. Corredores, ciclistas o triatletas son grupos susceptibles de enfrentarse a estos despiadados enemigos. Tanto en pruebas se desarrollen en los meses de verano, como en sus entrenamientos para prepararlas, como es el caso de la Rexona Street Run de Palma de Mallorca, este fin de semana.

La epidermis, es nuestro escudo protector frente a los agentes externos, de los cuidados que le demos dependerá la efectividad de su misión. Cuando realizamos ejercicio físico al aire libre, ya sea en días soleados como con nubes, estamos exponiendo a nuestra piel a la agresión de los rayos ultravioletas. Durante la actividad, el sol recae sobre nosotros, con la misma intensidad que lo haría si estuvieramos buscando broncearnos a la orilla de la playa. Por ello, el mercado de los fotoprotectores ha evolucionado en función de las necesidades, actualmente con una vía de acción y concienciación en los deportistas. De modo que, casi todas las marcas tienen productos de rápida absorción y elevado SPF para garantizar la protección, sin dejar residuos grasos que puedan resultar incómodos mezclados con sudor. Algunas empresas, incluso, van más allá y ofrecen complementos orales – como Heliocare oral ultra D – que se presentan como el mejor aliado para la protección tópica, aunque no en sustitución, especialmente dirigido a personas sometidas a exposición intensa al sol.

Fotoprotección

Cuando se trata de disfrutar de lo que hacemos, como es el deporte, correr riesgos innecesarios, en mi opinión, carece de sentido. ¡Fotoprotégete! Tu piel y tu salud te lo agradecerán.

Del sol depende nuestra vida, pero no dejemos que nos la fastidie ni complique más de lo necesario nuestro entrenamiento. Feliz verano.