Maratón de Madrid. 42 kilómetros de ilusiones

2016 terminó de manera agridulce en cuanto a resultados deportivos se refiere, una tónica que no veía mejorar en un futuro cercano. Carente de objetivos ilusionantes cercanos. Debía tomar cartas en el asunto y redireccionar mis zancadas hacia una meta. El 1 de Enero me levanté y puse las miras en el Maratón de Madrid. Pero las cosas en los meses siguientes no acompañaron demasiado y los sinsabores se prodigaron más que las alegrías. Tras tantos años de kilómetros en mis piernas, reconozco mi cansancio, tanto físico como mental, decidí que correr no me podía suponer más disgustos innecesarios. Es por ello que quise enfocar la distancia de Filípides sin exigencias, sólo con las ganas de vivir y disfrutar de cruzar la meta en la ciudad que me vió nacer y crecer.

El entrenamiento de estos meses ha sido todo lo contrario al de otras ocasiones donde el reloj, los ritmos, el sufrimiento marcaban el día a día de la preparación. Esta vez, me he olvidado de esa lucha conmigo misma y me he centrado en disfrutar en cada sesión. Con menos kilómetros e intensidad de lo habitual. Llegaba a la cita capacitada para realizar  largos esfuerzos pero no suficientemente preparada para hacer frente a los 42 kilómetros.

La mañana  amanecía soleada, pero 2 nubarrones negros amenazaban mi mente. Mis preocupaciones se centraban en un dolor intenso de metatarso en los días que las sesiones se prolongaban por encima de los 15 kilómetros contínuos, que me impedía proseguir la marcha durante mucho más tiempo. Y no menos importante, la falta de saber gestionar y aguantar el sufrimiento. Era consciente que ambos temores aparecerían, no sabía cuándo ni si sabría capearlos. Por otra parte, tener a Javi a mi lado, me tranquilizaba, su compañía siempre es un aliciente para mí, me anima, guía y exige.

IMG-20170423-WA0087

Foto: Pepe Campos

Como manda los cánones de las competiciones importantes, desayunamos 3 horas antes, y aunque apuramos más de lo habitual, a las 8 de la mañana cogimos la moto y nos pusimos en camino. Aquí empezaron los contratiempos, nos encontramos la calle Bravo Murillo cortada, llegar a la salida se complicaba. Supimos mantener la calma y buscar alternativas. Breve calentamiento, y listos para afrontar los 42 kilómetros.

IMG-20170423-WA0065

Foto: Jesús Carrero

Aunque disfrutar y acabar la prueba era el objetivo que sobresalía por encima del tiempo, habíamos tomado de referencia el tope de las 3 horas para marcar el ritmo. La estrategia era subir Castellana no mucho más rápido de 4:15 el kilómetro, sabiendo que era muy posible que las primeras zancadas se dispararan algo más veloces. Luego intentar incrementar un poco el paso en los terrenos favorables y mantener el tipo en las subidas. Creo que como máquinas de precisión clavamos nuestros propósitos. Disfrutando de cada metro, sin parar de oír mi nombre en cada esquina, e incluso a muchos de los corredores que me sobrepasaban. Durante los 13 primeros kilómetros compartimos circuito con los participantes de la media, me ayudó mucho seguir la camiseta de Corre Con Nosotros de Jose Cobos, que nos paso como una exhalación en los primeros compases y luego cada vez le teníamos más cerca.

Para mí uno de los momentos más emotivos de la mañana fue vislumbrar a mis sobrinas animando, pancarta y cencerro en mano, en la zona de Gran Vía, ver correr a Ariadna por detrás del público a mi par por unos metros casi hace se me salten las lágrimas.

20170423_151740

Las sensaciones eran buenas, el ritmo perfecto, sólo me atormentaba mi vejiga, que pedía ser vaciada desde salida. En plaza Castilla deseché la idea de parar a silenciar mi tormento, era demasiado pronto. Hasta poco antes de la media maratón no ví los siguientes baños portátiles, momento en que hicimos una parada rápida. Ya liberada proseguimos la marcha, pero mis pies, a esas alturas ya empezaban a arder, los metatarsos sentían clavar puñales en cada apoyo. Necesitaba parar de nuevo. Nada más tomar Avenida de Valladolid me senté en la acera, me despojé de zapatillas y calcetines y me desprendí de unas almohadillas ortopédicas que me había puesto.

IMG_20170424_215631_005

En los kilómetros siguientes todo fue a peor, nos adelantó y vimos alejarse en el horizonte al globo de las 3 horas. Hasta esos compases, aunque de manera anecdótica, seguía liderando la prueba popular en categoría femenina, pero al entrar en la Casa de Campo, perdí también esa posición. Me hundí física y moralmente, las ganas de abandonar eran cada vez más fuertes y no hacía más que preguntar a Javi cuando nos parábamos. El me contestaba: en el lago. Lo rodeamos, nos alejamos, y volvimos a el, pero no nos deteníamos. A míster duatlón, parar en el 24 le pasó factura muscularmente, la salida de la Casa de Campo fue crucial para él, un calvario para sus cuadríceps. Yo daba por hecho que mi aventura iba a finalizar, por lo que le pedí no siguiera sufriendo. Por inercia y los ánimos de mis hermanas, Amaya y Yolanda, acompañadas por Irene, seguí mi marcha, mis propósitos se cernían en avanzar kilómetro a kilómetro.

IMG-20170424-WA0021

Nuevo plan de acción: Tenía que lidiar con el segundo gran temor, la falta de entrenamiento del sufrimiento. Descontar metros, fragmentar lo que me quedaba, corriendo entre los avituallamientos y andando al llegar a ellos mientras me hidrataba correctamente, sin prisas ni sobresaltos. Sólo pensaba en ver a mis sobrinas por segunda vez, necesitaba sentir sus ánimos, la única energía capaz de resucitarme en esos momentos, y aunque estaban, no las ví. Recuerdo los ánimos de Manolo, Fran, Gándara, de los Drinkingrunners, con mis chicas Marta, María y Raquel, gritando como si no hubiera un mañana. Y seguir avanzando poco a poco hasta la meta. Cuando enfilé Príncipe de Vergara supe que lo conseguiría, de repente, como si se tratara de un último aliento, mis piernas volvieron a carburar, no era un ritmo frenético, pero sí mayor que los pasados.

Un pie en El Retiro, un kilómetro para acariciar mi momento de gloria personal. Alcanzar un sueño hecho realidad gracias a todos los que alimentasteis mi esfuerzo, acompañasteis en el sufrimiento y aguantasteis mis dudas en este día y los que precedieron. Crucé la meta de la 40º edición del maratón de Madrid en 3 horas 7 minutos 56 segundos. Anecdóticamente fui la octava de la general, segunda europea y primera española y madrileña. Pero sobre todo feliz de haber conseguido terminar venciéndome a mí misma.

IMG-20170423-WA0020

La ciencia de la felicidad

Cuando uno es feliz, lo grita a los 4 vientos. No hay que esconder el estado de euforia si el motivo te llena de alegría. Y así me encuentro, tras cruzar la meta de la Carrera de la Ciencia en primera posición. No es sólo la victoria lo que me gratifica, es un conglomerado de circunstancias que me satisfacen. Pero para entenderlo, hay que echar la vista atrás, y trasladarnos hasta el año 2006.

A punto de acabar la temporada 2005/06, posiblemente el mejor, o uno de los mejores momentos de mi vida deportiva, decido participar, por primera vez en la Carrera de la Ciencia. En esa época, con poco entrenamiento, tiraba de las “rentas” del buen verano, prolongado hasta Septiembre, y gozaba de un envidiable estado de forma. Recuerdo, aquella prueba como un paseo de rosas, el Paseo de la Castellana no me pareció tener ningún desnivel, y tan sólo sufrí, un poquito, coronando Alberto Alcocer. Paré el crono en lo que, en esa fecha, fue mi mejor marca personal, bajando, por unos segundos, de los 35 minutos. Tercer peldaño del podium y primera española.

Un año más tarde, las lesiones me impidieron entrenar con continuidad y eso resintió mi rendimiento considerablemente. Aún así, quise estar de nuevo en la línea de salida de Serrano. Carrera lanzada, como de costumbre, primeros kilómetros de vértigo, giro hacia Paseo Recoletos. Y en ese momento, ya mis fuerzas comenzaron a fallar, a partir de Colón, hasta meta, sólo recuerdo sufrimiento, una agonía que se agudizaba en las cuestas.

CSIC 2015. Ecuador de la prueba

CSIC 2015. Ecuador de la prueba

La semana pasada, de nuevo, sentí las ganas de disputar La Carrera de la Ciencia. Aunque las dudas y los fantasmas, de hace 8 años, planeaban sobre mi cabeza. Estaba dispuesta a sufrir, pero no quería agonizar en el asfalto.

Con puntualidad científica, a las 9:00 suena el disparo de salida y la calle Serrano se convierte en una alfombra de corredores. Con el asfalto mojado, y la velocidad de los primeros compases con pendiente favorable, cada uno, ocupa rápidamente su posición. Las primeras mujeres pronto formamos un grupo. Me sitúo detrás de Isabel Martínez, a la que considero, mi mayor rival, fruto de sus buenos tiempos conseguidos en pista este verano, es una corredora en progresión. Me siento cómoda, pero no quiero confiarme, sé que lo peor está por llegar.

Carrera de la Ciencia. Elena Casas

Carrera de la Ciencia. Elena Casas

Ecuador de la prueba. Es el momento decisivo. Intuyo que las fuerzas de Isabel flaquean, el grupo en el que marchamos se estira. Entiendo, no con ciertas dudas, que es la ocasión de intentar distanciarme, me voy decidida con mis compañeros de fatigas. El tramo más temido de Alberto Alcocer se acerca, cuando lo afronto, no siento la cuesta tan dura como la recordaba. Cada metro que recorro sé que es uno menos. Conozco lo que me queda, por eso intento alargar zancada cuando diviso en el horizonte la plaza de República Argentina. No miro atrás, pero agudizo el oído para oir los ánimos que le dan a Isa a su paso. Sé que no me puedo relajar, es un chica rápida. Aprieto los dientes hasta meta. ¡Sueño conseguido!

Reconozco que el tiempo no es tan bueno como hace 9 años, no voy a engañar a nadie, ni a mi misma. Pero eso, no va a empañar mi alegría por inscribir mi nombre en la Carrera de la Ciencia, una prueba que nació cuando aún yo estaba en pañales.

Equipo CorreConNosotros. CSIC 2015

Equipo CorreConNosotros. CSIC 2015

Y como broche final, la felicidad se multiplica al poder compartir estos momentos con Javi, y varios de los chic@s de CorreConNosotros que participaron, con buenos resultados, en la carrera.

Contrarreloj a la línea de salida

El difícil arte de auto gestionar el tiempo, en una gran ciudad cobra mayor importancia cuando se va contrarreloj. Cuando el cronómetro es el que dicta sentencia y todo gira en torno a él. Los momentos previos a una carrera, más cuando es a primera hora de la mañana, por lo menos para mí, quiera o no, siempre son con prisas. El próximo domingo, esta puede ser la tónica para muchos de los corredores que tengan como objetivo la Rexona Street Run de Madrid.

A las 9:00, puntuales como un reloj, se dará la salida de los 10 y 5 kilómetros en las inmediaciones de la plaza de Cibeles. Ese es el momento al que tenemos que llegar, a tiempo, y con el menor estrés posible que se transforme en cansancio innecesario.

contrarreloj

Desayuno: mi recomendación es hacerlo sí o sí. Para gustos hay opiniones, pero creo que tras tantas horas sin ingerir alimento después de la cena, aunque el cuerpo tenga reservas para no requerir alimentarse, para hacer un esfuerzo intenso sí que considero preciso reponer los depósitos. Pero para evitar problemas intestinales, hay que tomar el desayuno al menos 2 horas antes. Lo que estemos acostumbrados, en las cantidades de siempre, sin llegar a saciarnos ni llenarnos en exceso. Si normalmente tomamos café, podemos incrementar un poco su ingesta, de una a dos tazas, con el fin de activarnos.

Desplazamiento hacia el lugar de la prueba: serán miles los corredores que se dirijan desde todos los puntos de la capital, y alrededores, a las inmediaciones de Cibeles. Que, posiblemente, si se hace a última hora ya tenga cortes de tráfico y acotadas ciertas zonas de aparcamiento. Si se decide ir en transporte particular, mejor hacerlo con bastante tiempo, reunir o recoger a otros runners facilitará las labores de aparcamiento. Y sobre todo, utilizar el transporte público, el metro, suele ser el medio más seguro para llegar a tiempo. Las estaciones más próximas son las de Banco de España o en su defecto, la estación de Renfe de Recoletos.

Tras el pequeño y suave calentamiento de rigor, lo principal es colocarse detrás de la línea de salida. Teniendo en cuenta nuestras posibilidades y objetivos, respetando al resto de corredores, sin estorbar, ni empujar. Porque todos tenemos en mente llegar a la meta. Es nuestro reto y satisfacción.

¡Ánimo a todos! Felices kilómetros.