Running Terapia

A estas alturas de nuestra existencia, de toda la información que recibimos, es por todos conocidos los beneficios de la actividad física. Nadie pone en duda el poder de prevención del ejercicio sobre determinadas patologías. Pero más allá de la profilaxis está también la fuerza terapéutica del movimiento. Que lo diga yo que llevo más de 20 años corriendo puede restar credibilidad a mis palabras, para que ello no suceda, he pedido a la médico Paloma Cano y a la psicóloga Ingrid Pistono nos hablen del ejercicio como terapia o como digo yo: #RunningTerapia.

Ambas especialistas coinciden en resaltar las funciones de las endorfinas segregadas en el ejercicio. Tanto es así que Paloma nos cuenta como “estas sustancias químicas intervienen en el control del dolor. A la vez que favorecen el estado de ánimo, por lo que son especialmente beneficiosas en personas con depresión y ansiedad.  

Por otra parte, correr es un fantástico aliado para el control del peso ya que tiene una relación directa con la insulina, hormona protagonista en la regulación de la glucosa y de la ganancia de peso. También actúa disminuyendo la presión arterial y aumentando el HDL, que es el colesterol bueno y, por tanto, actuando sobre los factores de riesgo cardiovascular. Tanto es así que se ha publicado un estudio donde han comparado las coronarias de mujeres que corren maratones frente a las que no realizan ejercicio y se demuestra claramente, que las arterias de las mujeres que corren tienen menos placas de colesterol. A nivel del corazón aumenta el tamaño de los ventrículos y de las aurículas, y también hace que nuestras arterias coronarias sean más numerosas, favoreciendo el riego del corazón.

¿Y qué ocurre con nuestros huesos?  Al correr aumenta la densidad de nuestros huesos y por lo tanto se fortalecen,  disminuyendo el riesgo de osteoporosis. Este beneficio se ve aumentado en deportes de impacto estando a la cabeza el judo y el running”.

Vía @72kilos

Foto vía @72kilos

A Ingrid le pedí me diera su punto de vista de psicóloga, aunque ella insiste que las mejoras son generales porque estadio físico y psíquico son inseparables. Y añade, que: el deporte en general es motivo de liberación, de generación de endorfinas y nos ayuda a sentirnos mejor. Salir a correr reduce el estrés, mientras rodamos liberamos tensiones, la respiración acompasada nos ayuda a calmarnos, al concentramos en nuestros pasos, la mente se relaja y podemos pensar de manera más objetiva.

Corriendo nuestro ánimo mejora y somos capaces de ver más opciones para tratar de resolver las situaciones del día a día. Una salida de media hora, ayuda a mejorar nuestro estado físico pero también es un tiempo que nos concedemos para cuidarnos y para reflexionar.

vía Revista run online

vía Revista run online

Al correr aliviamos la fatiga mental, si lo hacemos con regularidad, también incrementará nuestra autoestima. No es necesario conseguir un cuerpo perfectamente definido, la rutina mejorará nuestra apariencia y también nos hará más fuertes. Nos sentiremos mejor y tendremos una percepción más positiva sobre nuestra imagen”.

Hace muchos años, tuve un entrenador – Jose Luis Calvo – al que “lloriqueaba” cada mes con mis dolores menstruales, él muy tajante e inamovible en sus mandatos me decía: “ponte a correr, que cuando lleves un rato ya te dolerá otra cosa” y lo cierto es que funcionaba; el movimiento era un perfecto analgésico para mis ovarios, tal vez, como ha explicado Paloma por la intervención sobre el dolor de las endorfinas.

Por eso, y porqué cuando salgo a correr con preocupaciones, parece que las pierdo según avanzan los kilómetros he acuñado el término de #RunningTerapia que a tenor de lo que nos cuentan las expertas tiene su base científica. Ahora, si te preguntan por qué corres, puedes añadir a tu lista de explicaciones: es mi medicina.

Soy peatón, corredora, ciclista (novata) y conductora

Hace poco un par de semanas, comenzó circular por internet un artículo en el que se describía los encontronazos que tienen peatones, ciclistas, y corredores en la Casa de Campo. Poco menos que el espacioso pulmón madrileño parecía la jungla, y una férrea lucha por dominar los caminos. En donde se imponían por velocidad quienes van sobre 2 ruedas.

Sí, es cierto que cuando sale el sol, las temperaturas acompañan, todos queremos disfrutar, con independencia de la forma en que nos desplacemos, de los encantos de la Casa de Campo. En especial, los fines de semana, la tranquilidad de este espacio natural, se transforma en un bullicio de gente en busca de endorfinas, y los más atrevidos, de una buena dosis de adrenalina.

Pero, el problema no es la agresividad de los ciclistas, ni la música de los corredores. Bajo mi punto de vista, es el poco sentido del civismo y empatía de los unos con los otros. Soy peatón, corredora, y ciclista (en prácticas). Cuando corro, sea por el parque o espacio que sea, intento respetar a los demás, anticipar los movimientos de quienes sobrepaso o me cruzo, y aún así no estoy exenta de choques. Tras muchos años de investigación no científica, basada en la observación deduzco los siguientes comportamientos de TODOS, especialmente cuando somos peatones y corredores:

  1. Nadie, cuando camina, lo hace en línea recta, y en este espacio incluyo perros y palomas. Avanzamos, sin enterarnos, en trayectorias diagonales, con lo que resulta difícil ser sobrepasados en el mismo sentido o enfrentados. En consecuencia, cuando se nos da una voz de aviso, la Ley de Murphy hace nos dirijamos hacia el lado contrario al que prevé quien nos alerta. Más de una paloma ha alzado el vuelo contra mis zacadas.

  2. Las personas, somos como las gases, tendemos a ocupar todo el espacio, independientemente del ancho del mismo, seamos 2 o 5 individuos, nos gusta ir en paralelo. Esto no sería problema cuando nos encontramos con alguien de frente, pero cuando vamos en la misma marcha obligamos a llamar la atención de quien viene por detrás. Nos sobresaltamos, asustamos, a veces hasta enfadamos por tener que ceder el paso. También nos paramos o echamos a un lado, aunque el riesgo de colisión se mantiene en el 50%.

corredora - peaton - ciclista. Tamara2010

  1. Especial habilidad para desplazarse en una dirección e ir mirando hacia otro lado. Alumnos aventajados los ciclo-turistas de El Retiro, sobre todo en los 400 metros de longitud del estanque. De lejos, veo venir la situación e interiormente ruego a todas las estrellas se alineen para no haya un cambio inesperado en su ruta y no chocar.

  2. Falta de desarrollo de la visión periférica. No sé si llamarlo así o ensimismamiento. Muchas personas cuando deambulan parece sólo ver lo que tienen por delante, son ajenos a todo ser móvil que les pueda acechar por los laterales. Así que, no esperes se detengan o aminoren su marcha, aun cuando es más que probable la intersección de caminos.

  3. Controvertida, mención, a los perros y sus dueños. Valga por delante, que me encantan los cariñosos caninos. Pero cuando corro y veo venir uno hacia mí, por mucho que me diga el dueño que no hace nada, que sólo quiere jugar, yo no lo tengo tan claro. Primero porqué no conozco sus intenciones y segundo, porque estoy entrenando y lo que no quiero (ni debo) es deterner mi tarea, pero por encima de todo, tampoco deseo caerme y lastimarme.

Concluyo en términos generales, porque siempre hay excepciones. No quiero polemizar, sólo intentar demostrar que, como en toda relación, los comportamientos por ambas partes son mejorables La convivencia de peatones, corredores y ciclistas es posible, sólo requiere de un poco de sentido común y civismo. Y la empatía se transformará en endorfinas. Felices kilómetros.

Turismo deportivo. Rexona Street Run Mallorca la elegida

Día a día, pasan las semanas y damos cuenta de los meses, al mismo ritmo que nuestras zancadas lo hacen de cientos de kilómetros en lo que va de año. De nuestras camisetas hemos prendido, posiblemente, innumerables dorsales, de diferentes distancias y terrenos. Pero aún, nuestras ganas, siguiendo el espíritu #HazMas, nos piden más carreras. Después de explotar todos los recorridos de nuestra ciudad y alrededores, es el momento de dar el salto y darnos al turismo deportivo. La Rexona Street Run de Mallorca se postula como una atractiva alternativa para ello.

Siempre, me he declarado muy fan de compaginar Turismo y Deporte. Para mí, es sin duda, una de las mejores opciones para runners. Con el plus de poder conocer, a la carrera, los lugares que visitas. Un pequeño “ahorro” de tiempo en la tan dura vida del turista.

Si algo me pierde también, es la tranquilidad del mar. Desde mi residencia, en el centro de la penísula, la playa más cercana dista unos 300 kilómetros. Por eso, lo dudo poco cuando se me presenta la ocasión de correr junto a las olas.

Mallorca

La Rexona Street Run de Mallorca reúne todos los requisitos descritos: garantiza turismo. La salida desde el Castillo Bellver ofrece una vista única y maravillosa de la ciudad y el puerto. Hacia donde los corredores dirigirán sus zancadas, en su camino a la majestuosa meta en las inmediaciones de la Catedral. Durante el trayecto, el mar será el telón de fondo que diluirá el sufrimiento y brindará con espumosas olas por los triunfos.

Carreras con ambos ingredientes son la excusa perfecta para escapar de la ciudad y embarcar los sueños y zapatillas en la maleta de viaje.

En el punto de inicio

Toda acción nace de una duda, intriga, idea o gana. Conseguir materializarla muchas veces sólo depende de la decisión y voluntad. Querer comenzar a correr, es un propósito que subyace de muchas posibilidades: sentirse bien, adelgazar, hacer ejercicio o alcanzar retos que sólo dependan de tí. Sea cual sea el origen, para transformar la idea en acción es importante marcarse un objetivo.

Si eres mujer, la Carrera de la Mujer puede ser un ilusionante desafío que compartir con amigas, familiares o compañeras. Si bien, lleva el título de carrera, es más bien una fiesta atlética, cuyo principal objetivo es incentivar a las féminas a una vida saludable.

Queda apenas un mes para que este evento aterrice en Madrid. ¡Aún estás a tiempo! Para conseguiro, sólo necesitas establecer una pequeña rutina: reservar unos días de la semana y marcar tu horario. Contar con un profesional especializado te ayudará a conseguirlo.

Y sobre todo, recuerda, que el único fracaso es no intentarlo.

Sudar es una consecuencia, no un fin

Cuando me preparo para una carrera, intento cuidar todos los detalles. Elijo las zapatillas en función de la distancia, el terreno e incluso el objetivo de la prueba. Con la equipación hago lo propio. Estudio la climatología, estoy pendiente de las predicciones y preparo la mochila con todas las variables posibles. Evito pasar frío corriendo, pero tan molesto puede ser ello como el exceso de calor. En ningún caso, para la competición a pie, opto por abrigarme o resguardarme del agua con impermeables o prendas que no permitan la evaporación del sudor.

Hace unos pocos días, durante la presentación del circuito Rexona Streeet Run en Madrid, Elena Espada, científica de la marca Rexona, explicaba algunos curiosos conceptos sobre el mecanismo de transpiración corporal. Sudar, es un mecanismo de termorregulación, para que los procesos internos puedan realizarse correctamente. Ante las altas temperaturas, ejercicio, fiebre o situaciones de estrés, el cuerpo se calienta demasiado, a través de la transpiración, se elimina el exceso de calor y se produce el enfriamiento.

“para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible” H.H & J.P

“para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible” H.H & J.P

La composición del sudor es en más de un 90% agua, con electrolitos y toxinas. Se estima que una persona mediante la sudoración pierde 1 litro de agua al día. Durante el ejercicio, esta evaporación se dispara hasta 2 o 3 litros por hora de actividad. Que el deportista, para evitar la deshidratación deberá reponer la pérdida de líquidos debidamente.

Por ello, recomiendo a todos los que el domingo corran la Rexona Street Run de Oviedo, que aunque haya previsión de lluvia, no lleven chubasqueros o prendas antitranspirables durante la competición, que harán que sudemos más de lo necesario. No así, antes, que es mejor mantenerse secos y entrar en calor debidamente.

¡Ánimo a todos los corredores! Que las ganas no falten aunque la climatología no acompañe. Recordar que sudar la camiseta es el resultado del esfuerzo, debe ser una consecuencia, no una finalidad en sí misma.

Castellana de principio a fin

Aunque aparente lo contrario, cuando tengo varias alternativas, soy indecisa por definición. No oculto el trabajo que me cuesta dilucidar entre cuál es la mejor opción posible. A veces, dejo que la situación decida por mí. Mi particular dilema sobre qué carrera correr, o no participar en ninguna, se veía agravado por que, últimamente, mi cuerpo es un sube y baja de sensaciones y fuerzas. Tan pronto completo un entrenamiento en los tiempos, como al día siguiente la fatiga se apodera de mi cuerpo.

Con estos precedentes, fueron varios los motivos por los que, finalmente, opté por intentar revalidar título en la Rexona Street Run. El circuito, me resultó bastante apetecible, mitad en constante y contínua subida, vuelta por la misma en bajada. Ser céntrica, también posibilitaba bastante la logística. Testar mi rendimiento, y por supuesto, volver a inscribir mi nombre en el podium, decantaron la balanza hacia la Rexona Street Run.

La noche previa, se podría definir como diario de una insomne. Toda carrera, independientemente de las características o nivel me causa ciertos nervios. Si bien en esta, objetivamente, no había en juego un gran título. Estaba bastante inquieta por saber como se iba a comportar mi cuerpo, más cuando, la última competición había sido tan nefasta. La 1, las 2 y hasta las 3 de la mañana, dando vueltas de la cama al sofá y de este, otra vez a la piltra. Pero sorprendentemente, aunque con un poco de sueño, cuando sonó el despertador, no estaba excesivamente cansada.

Rexona Street Run 2015 - Madrid

Me hubiera gustado llegar a la salida en bicicleta, pero la bajada de temperaturas me obligó a desplazarme en coche. Lo hice con bastante tiempo para evitar añadir más nervios. En cuanto aparqué comencé a calentar, encontrarme con Juanma Bellón, que me acompañaría en carrera, y despojarnos de la ropa sobrante fueron los siguientes pasos antes de dar el pistoletazo de salida.

Desde el principio, nos comenzamos a distanciar las que a la postre completaríamos el podium. Miraba de reojo el reloj, algo contrariada, pues aunque en subida, tenía intención de ir un poco más rápido en ese tramo. Pero realmente, el ascenso hacía mella en mis fuerzas y, por ende, pretensiones. Sin embargo, poco a poco, fui abriendo hueco con mis perseguidoras.

Triunfo Rexona Street Run

El giro de Plaza Castilla ponía fin a nuestro calvario. Tocaba alargar zancada e intentar incrementar el ritmo, pero sin excesos, pues aún, tenía por delante 5 kilómetros. De los que fui dando cuanta más rápidamente que los anteriores. Cuando me acerqué a la meta, tuve una sensación agridulce, me hubiera gustado romper la barrera de los 37 minutos, y los superé en 21 segundos. No obstante, mejor tiempo que la edición anterior, con diferente recorrido, pero casi 2 meses después.

Como el año anterior, Mamen Ledesma me acompañó en el podium, que completó Silvia Leticia Garcia. Mientras que Dario Cabrera, Daniel Jiménez y Javier Martín Pozo, fueron los más rápidos en categoría masculina.

Todos los que participamos, independientemente de posición o tiempo, demostramos cumplir la filosofía #HazMas y disfrutar de una primaveral mañana de domingo, con nuestro esfuerzo en la Rexona Street Run de Madrid.

foto Ganadores

Zancadas de amor por San Valentín

Los últimos rayos de sol acarician los frondosos tallos del Parque del Retiro, un espectacular atardecer refleja el monumento a Alfonso XII en las gélidas aguas del estanque. Mientras, algunos jóvenes apuran los minutos en un paseo romántico remando en las barcas del mismo.

Otros, deciden inmortalizar sus carantoñas con el azul del embalse y las escalinatas de fondo. Ambos grupos cestellean ternura y amor. Pero, para mí, acostumbrada a recorrer El Retiro a la carrera, el testimonio de cariño que más aprecio se sella con las zapatillas puestas. Cualquier día, en todos los momentos, compartir kilómetros con las personas que más aprecias se disfrutan sin igual.

media maratón con Javi

El 14 de febrero, no pasa de ser un símbolo en el calendario, un día más, en el que las muestras de afecto se multiplican. Pero el amor no se limita a una fecha, se cultiva día a día, igual que los corredores entrenamos con esfuerzo persiguiendo nuestros sueños.

San Valentín, El Retiro y la carrera se fusionan en un mismo elemento: La II Carrera Zankyou en colaboración con club de Corredores. Un divertido evento, en el marco espectacular del mítico parque madrileño. Una carrera por parejas, que no necesariamente tiene que ser formal, ni de diferente sexo. En el que los participantes pondrán a prueba, además de su estado de forma, su orientación y conocimiento de los rincones del parque y sus inmediaciones. Una prueba en torno a los 5 a 7 kilómetros, donde las parejas con sus acompasadas respiraciones tendrán que demostrar su ingenio y amor en las diferentes pruebas a realizar.

II Carrera Zanyou

A las 6 de la tarde, cuando el cielo comience a teñirse de rosa, para dar paso a la noche. Los corredores recogeremos nuestros mapas, y entrecruzando nuestras zancadas rendiremos homenaje al amor. La intriga por conocer los puntos señalados y lo que en ellos nos espera, no hace más que incrementar mis ganas por que llegue el día.

¡No te quedes con las ganas! Corre con tu pareja o, porqué no, propón a alguien compartir algo más que una carrera y firmar vuestra amistad o cariño.