La Peineta, un recuerdo atlético

En unos meses, Madrid se volverá a vestir de gala para re-inaugurar lo que en su tiempo fue el recinto de peregrinación hacia los sueños de muchos atletas. La Peineta o el futuro nuevo coliseo del Atlético de Madrid, abrirá sus puertas reconvertido en un mega estadio con la capacidad y peculiaridades a la altura de los mejores espacio del balompié.

Pero para cuando eso suceda, mis recuerdos y los de otros muchos atletas, y ex-compañeros de fatigas, quedarán sepultados bajo la alfombra verde en la que años atrás se encontraba el sintético naranja que tanto nos hizo disfrutar y sufrir.

No podría precisar si fue en diciembre de 1994 o a principios de enero de 1995 cuando nos dirigimos por primera vez, Amaya y la que escribe, a las instalaciones de La Peineta. Con unas zapatillas de clavos recién comprados (las recomendaciones de no estrenar nada el día de la competición llegaron después), dispuestas a participar en una competición de salto de longitud. Por extraño que parezca, nunca previamente habíamos practicado tal disciplina, sólo días antes realizamos unos ejercicios de multisaltos por los que nos incitaron acudir a las pruebas. De todos los intentos de los que disponíamos, en tan sólo uno y por los pelos, conseguí salvar los 3 metros que separaban la tabla de la arena.

Ese año fueron muchos y variados nuestros paseos. Con una amplia gama de distancias a elegir. Desde los 100 metros a los 10 kilómetros. Por aquel entonces, y por descabellado que resulte ahora, en la categoría junior se corrían 10.000 metros en pista. Para mí, fueron el impulso para mejorar atléticamente. En el club que militaba, me propusieron correr las 25 vueltas y así, asistir al campeonato de España que se celebraba en Castellón, era una oferta irrechazable, a mis 17 años eso se traducía en 3 días con los gastos pagados conviviendo con otros atletas. No me lo pensé 2 veces, aunque tuve que hacer 2 intentos para conseguirlo. El primero en Alcorcón y la segunda tentativa en una casi vacía Peineta, sólo arropada por los ánimos de los jueces y un par de marchadores que nos precedieron.

escanear0062

10km. Castellón 1995 (perdonar la calidad de la imagen 😉 ).

A la vuelta de Castellón, de nuevo fuimos a pasar una tarde, nunca mejor dicho, a las instalaciones de las Rosas. Amaya tenía pensado correr 100 metros y yo creo que 1500 u 800. Estando allí le dijeron que si se apuntaba al 10.000 entraría en el ranking junior del año. No sabíamos ni qué era eso, pero intuíamos sería bueno. Y allá que se puso, por caridad familiar o para no aburrirme mientras, la acompañé en su solitaria y oscura andanza alrededor del óvalo. Ni que decir, que tras 100 vueltas en el sintético en una misma temporada no volví, ni pienso hacerlo una vez más.

img_20170209_100032

Pero no sólo corrimos en el emblemático estadio. También hicimos labores de voluntarias. El campeonato de España absoluto se celebró en 1995 en La Peineta, congregando a las estrellas de una época dorada del atletismo español. Inolvidable para nosotras la foto del podium del 1500 metros masculino con un imponente Fermín Cacho, escoltado por Isaac Viciosa y Mateo Cañellas. O el año siguiente cuando la super liga aterrizó en Madrid, y de nuevo, nosotras fascinadas viendo como entrenaban y la cercanía con los grandes atletas europeos y nacionales, una especie de super héroes con figura humana. Nombres ilustres como Fermín Cacho, Julia Vaquero o el jovencísimo Roberto Parra, toda una figura sólo unos años mayor que nosotras.

img_20170209_095805

Podría seguir escribiendo historias bajo el mismo escenario, recuerdos imborrables que posiblemente, cuando por televisión la euforia atlética festeje los éxitos de su equipo, humedezcan mis ojos, al igual que el de otros muchos que por allí fueron a pelear por sus sueños.

Anuncios

Correr por romanticismo, 20 años después.

El cronómetro es nuestro implacable justiciero, dicta setencia tanto en la pista como en el asfalto. Detener el tiempo, parece que es nuestro objetivo cuando llevamos las zancadas al límite, braceamos intentando arañar milésimas a la marca. Conseguimos que el crono de cuenta de nuestro esfuerzo, pero, por suerte, el tiempo sigue, avanzan imperturbables los segundos, días, horas, meses y años, indiferentes a nuestras victorias o derrotas.

Y así han pasado 20 años desde que por primera vez visitase las pistas de Castellón, Gaetá Huguet, fue un nombre que quedó grabado en mi memoria para siempre. No sólo por no haber oído en mi vida dichas palabras, ni saber a que hacen referencia, porque en ese mismo sintético fue, hace ya 20 años mi primer campeonato de España, algo que puede ser anecdótico, pero que para mí fue decisivo.

Era 1995, acababa de conocer, por así decirlo, lo que era esto del atletismo. Mi recuerdo situa la primera competición a finales de 1994. Unos meses depués, militaba en categoría junior, lo que equivale a día de hoy al segundo año de juvenil. En aquellos años, aún existía la distancia de 10.000m en pista para las junior, no así el 5000m.l., pues se corría la distancia inferior, 3000m.l., por supuesto, el obstáculo femenino ni había llegado, ni se le esperaba. Tanto Amaya como yo, deambulábamos por todas las pruebas que nos propusieran, desde intentar saltar longitud al lanzamiento de peso, pasando por el 3000m.l. Aunque sí que es cierto, que preferíamos las carreras de fondo o medio fondo.

10km. Castellón 1995 (perdonar la calidad de la imagen ;-) ).

10km. Castellón 1995 (perdonar la calidad de la imagen 😉 ).

Según avanzó la temporada, me incitaron a correr 10 kilómetros en pista; con acabarlos “dignamente” obtendría plaza para el campeonato de España. A decir verdad, no sabía muy bien que era aquello, pero la idea parecía interesante a oídos de una adolescente, se traducía a un fin de semana en la playa con gente que conocía y otros que me apetecía conocer. ¡Eso no se me podía escapar de mis pies!. Tuve que hacer 2 intentos para conseguir que mi club diera el visto bueno. No hice una buena marca, sinceramente, y viéndolo tiempo después, era bastante malo, pero, acorde al entrenamiento que llevaba en aquel entonces. Fueron 3 días intensos y divertidos. Cuando acabaron, me propuse no volver a perderme la cita. Con tan mala suerte, pero buen criterio, que quitaron los 10 kilómetros del programa sub20. Comenzó así la búsqueda por conseguir marca, no sólo por tratar de mejorar, también con el objetivo de sumar buenas experiencias.

Competir y compartir hace 20 años

Competir y compartir hace 20 años

20 años después, el campeonato de España, esta vez en categoría absoluta, regresa a las renovadas pistas de Gaetá Huguet. Desde que lo supe, por puro romanticismo, lo añadí a mi lista de retos de la temporada. No sabía en que prueba lo intentaría, desde los 1500 metros a los 5km pasando por el obstáculos. Finalmente, y por descarte, lo voy a intentar este sábado, como última alternativa, en las casi 4 vueltas a la pista. El objetivo es parar el crono por debajo de 4 minutos 35 segundos, poco por encima de 3 minutos el paso por el kilómetro. Difícil, lo sé. Mi mejor marca en la distancia es 4:24.6, en la temporada, sólo he conseguido unos discretos 4:40.1 en mi segunda tentativa.

4:24 en Barakaldo 2003 MMP

4:24 en Barakaldo 2003 MMP

Lo consiga o no, el único fracaso del que lamentarme sería no haberlo intentado. Porque 20 años después el atletismo sigue aportándome experiencias y enriqueciéndome no sólo como atleta, también como persona.

Albacete reparte títulos en la Rexona Street Run

Tras un pequeño receso, coincidente con las vacaciones de Pascua, la Rexona Street Run vuelve con fuerza en la localidad de Albacete. Como novedad, para evitar las altas temperaturas a las que se podrían enfrentar los atletas, el pistoletazo de salida se dará en horario de tarde, a las 19:00 en punto, cuando el sol comienza a esconderse en el horizonte.

Sobre un circuito prácticamente llano, consistente en 2 vueltas casi iguales, salvo alguna pequeña modificación que prolonga, no más de un kilómetro, la segunda parte del recorrido, los corredores medirán sus fuerzas para superarse a sí mismos. Demostrando el espíritu #HazMas. Pero también, lucharán por ser los mejores atletas nacionales de la distancia.

Es difícil dar una sola razón a porqué el atletismo es universalmente el deporte rey. Si bien, otras disciplinas se imponen a nivel continental. Correr, saltar, o lanzar por ser la base de todas las actividades físicas y ser objetivamente comparables, dan al atletismo una práctica mundial. En las pruebas de ruta, la relevancia se incrementa por la posibilidad de compartir zancadas, esfuerzo y metros con los referentes nacionales o incluso mundiales.

png

Es esta misma circunstancia, la que podrán experimentar todos aquellos corredores y corredoras, que participen en la Rexona Street Run de Albacete, pues la prueba, acogerá simultáneamente el campeonato de España de 10 kilómetros en ruta. Muchos pelearán por mejorar sus registros, algunos menos por hacerse con alguna presea del podium, sólo unos pocos conseguirán los títulos nacionales y de las respectivas categorías de edades.

Será la Avenida España, frente al parque Abelardo Sánchez, el punto de inicio de los sueños de miles de personas. Ese mismo lugar, quien dicte sentencia definitiva sobre los objetivos alcanzados. Se consigan o no, el simple hecho de estar sobre la línea de salida ya demuestra nuestro afán de superación #HazMas.

Castellana de principio a fin

Aunque aparente lo contrario, cuando tengo varias alternativas, soy indecisa por definición. No oculto el trabajo que me cuesta dilucidar entre cuál es la mejor opción posible. A veces, dejo que la situación decida por mí. Mi particular dilema sobre qué carrera correr, o no participar en ninguna, se veía agravado por que, últimamente, mi cuerpo es un sube y baja de sensaciones y fuerzas. Tan pronto completo un entrenamiento en los tiempos, como al día siguiente la fatiga se apodera de mi cuerpo.

Con estos precedentes, fueron varios los motivos por los que, finalmente, opté por intentar revalidar título en la Rexona Street Run. El circuito, me resultó bastante apetecible, mitad en constante y contínua subida, vuelta por la misma en bajada. Ser céntrica, también posibilitaba bastante la logística. Testar mi rendimiento, y por supuesto, volver a inscribir mi nombre en el podium, decantaron la balanza hacia la Rexona Street Run.

La noche previa, se podría definir como diario de una insomne. Toda carrera, independientemente de las características o nivel me causa ciertos nervios. Si bien en esta, objetivamente, no había en juego un gran título. Estaba bastante inquieta por saber como se iba a comportar mi cuerpo, más cuando, la última competición había sido tan nefasta. La 1, las 2 y hasta las 3 de la mañana, dando vueltas de la cama al sofá y de este, otra vez a la piltra. Pero sorprendentemente, aunque con un poco de sueño, cuando sonó el despertador, no estaba excesivamente cansada.

Rexona Street Run 2015 - Madrid

Me hubiera gustado llegar a la salida en bicicleta, pero la bajada de temperaturas me obligó a desplazarme en coche. Lo hice con bastante tiempo para evitar añadir más nervios. En cuanto aparqué comencé a calentar, encontrarme con Juanma Bellón, que me acompañaría en carrera, y despojarnos de la ropa sobrante fueron los siguientes pasos antes de dar el pistoletazo de salida.

Desde el principio, nos comenzamos a distanciar las que a la postre completaríamos el podium. Miraba de reojo el reloj, algo contrariada, pues aunque en subida, tenía intención de ir un poco más rápido en ese tramo. Pero realmente, el ascenso hacía mella en mis fuerzas y, por ende, pretensiones. Sin embargo, poco a poco, fui abriendo hueco con mis perseguidoras.

Triunfo Rexona Street Run

El giro de Plaza Castilla ponía fin a nuestro calvario. Tocaba alargar zancada e intentar incrementar el ritmo, pero sin excesos, pues aún, tenía por delante 5 kilómetros. De los que fui dando cuanta más rápidamente que los anteriores. Cuando me acerqué a la meta, tuve una sensación agridulce, me hubiera gustado romper la barrera de los 37 minutos, y los superé en 21 segundos. No obstante, mejor tiempo que la edición anterior, con diferente recorrido, pero casi 2 meses después.

Como el año anterior, Mamen Ledesma me acompañó en el podium, que completó Silvia Leticia Garcia. Mientras que Dario Cabrera, Daniel Jiménez y Javier Martín Pozo, fueron los más rápidos en categoría masculina.

Todos los que participamos, independientemente de posición o tiempo, demostramos cumplir la filosofía #HazMas y disfrutar de una primaveral mañana de domingo, con nuestro esfuerzo en la Rexona Street Run de Madrid.

foto Ganadores

Tengo motivos para estar triste, pero más razones para no rendirme

Como hace 6 años, volvíamos a Cáceres para afrontar el campeonato de España de cross por equipos. Una competición que siempre he disfrutado y dado lo mejor de mí. No en vano, desde el 2000 y hasta la fecha, salvo en una participación, siempre que he competido con los diferentes equipos, gracias al esfuerzo de todas, hemos alcanzado el podium.

El 8 de marzo de 2009, no fue mi mejor cross, pero sí hice una carrera valiente, con una primera parte entre las 4 posiciones delanteras, acabé siendo relegada a la 11 plaza, pero que valió para contribuir a proclamarnos campeonas de España con el Simply-Scorpio71.

campeonas cross 2009 Simply-Scorpio71

campeonas cross 2009 Simply-Scorpio71

Este domingo, el mismo lugar, diferente equipo, con mismas ganas, sabedora de no estar en la forma de aquel momento, estaba preparada para pelear con todas mis fuerzas. Pero no fue así. Intenté seguir el guión previsto, salir de menos a más, para acabar con garra. No lo conseguí, lo que remonté durante 3 kilómetros lo perdí en el último. Peleé en vano. No tengo excusas, no merezco compadecimientos ni ánimos. Fue sencillamente frustrante. Diluida esta tristeza por el gran papel de mis compañeras, que a pesar de mi desastrosa carrera, hicieron todas un carrerón y consiguieron colgar el oro al Dental Madrid Seoane Pampín y cumplir el sueño del gran Fernando Seoane Pampín. Gracias a Marta, Diana, Irene y Ana.

Oro Dental Madrid Seoane Pampín. Cáceres 2015

Oro Dental Madrid Seoane Pampín. Cáceres 2015

Pero tengo más razones para no rendirme.

El 9 de marzo, como hace 6 años, volverá a ser lunes. Como aquel fatídico día que marcó trágicamente nuestras vidas. Recuerdo despertar risueña, tras la alegría de la victoria del domingo, una mañana primaveral, que el sol calentaba cálidamente. Una temperatura y luz perfecta para recorrer El Retiro a la carrera. Al poco de salir de casa, desde una esquina, la misma por la que pasaba a diario, aquella que esquivé durante años, una voz familiar me gritó: “eso, eso, a correr”. Fueron las últimas palabras que le escuché decir a mi padre, para siempre.

Cáceres1

Estos días, me ha perseguido la mala carrera del domingo. Compararla con la de 2009 me frustraba más. Pero la reminiscencia de 6 años atrás, y aquella voz, también me ha empujado a sacudirme mis penas y continuar entrenando para atacar nuevos sueños.

Las penas también se alivian cuando se relativizan. Seguir a Juegaterapia en las RRSS, junto con mi Baby Pelón, me recuerdan los verdaderos motivos para sufrir y la suerte que tenemos por el mero hecho de tener salud. Y lo importante que es seguir disfrutando de hacer lo que queremos.

Cambio de aires

Cambiar, aunque nos duela, a menudo es crecer, es mejorar, es dar un paso hacia el futuro.

Hace más de una década, en todos los equipos a los que he pertenecido, adquirí el compromiso de competir defendiendo sus colores en los 3000m. Obstáculos de los encuentros de división de honor. Con ilusión y mucho ahínco…. Aunque a veces muy lejos de mis marcas siempre dando todo lo que mi estado de forma me permitía. Sin embargo, en los últimos años cada vez me era más difícil compaginar mis objetivos en larga distancia con un buen rendimiento cuando se me requería en el tartán.

No ha sido fácil decir adiós, a esas competiciones de equipo que tan buenos y grandes momentos me han dado, alguna vez tenía que dar el paso y despedirme por el momento de mis obligaciones en la pista para centrarme en los objetivos que ahora mismo me planteo.

Este año ficho por el club clínica dental Seoane Pampín, encabezado por el gran mecenas y entusiasta del atletismo el doctor Fernando Seoane Pampín. Quien ha reunido en sus filas a una gran familia, conjuntando veteranía y juventud en armonía.

Equipo femenino club dental Seoane Pampín

Equipo femenino club dental Seoane Pampín

No me gustaría emprender el nuevo camino, sin antes agradecer al club del que me despido: Simply Scorpio71 Por todo este tiempo de cariño y compañerismo, personalizado tanto en el cuadro técnico, Esther, José Ramón y Raquel, como en todas mis compañeras.

Buena y feliz temporada a tod@s.