Broche Final Rexona Street Run

El último corredor en cruzar la meta en Esplugues de Llobregat en la Rexona Street Run de Barcelona, no sólo da por finalizada una prueba, cierra también la temporada del circuito.

Han sido 8 pruebas, durante casi 10 meses, en las que han participado miles de corredores, tanto de forma presencial como virtualmente, demostrando su filosofía #HazMas. Un sistema de pruebas que ha contado con el respaldo patrocinador de Rexona y con la Federación Española de atletismo y Atresmedia como organizadores.

En él se han unido en perfecta sincronía el deporte profesional o de élite con el popular, atendiendo a todos por igual, con la misma equidad que impone el sufrimiento sobre el asfalto. Y no sólo, por el respaldo de este conjunto de carreras por parte de la federación, también cabe reseñar la participación de atletas destacados en alguna de las pruebas, y como apunte importante la celebración del campeonato de España de 10 kilómetros ruta junto con la Rexona Street Run de Albacete.

Esplugues, Zaragoza, Mallorca, Albacete, Oviedo, Madrid, Sevilla y Valencia, han sido las localidades que han cortado sus calles al tráfico y puesto a disposición y disfrute de los corredores el asfalto. Por unas horas, gracias a Rexona Street Run, los participantes han sido los dueños de la ciudad, marcado el ritmo de éstas sólo por el compás de sus zancadas y respiraciones.

IMG_5443

Victoria Rexona Street Run 2014

Independientemente del puesto o tiempos logrados, todos los que cruzaron cada una de las líneas de meta se vencieron a sí mismos, evidenciando su afán de superación o lo que es lo mismo el mensaje #HazMás que promueve Rexona. Sólo nos queda conocer quien será el afortunado o afortunada que tras haber completado más de 2 carreras virtualmente ha sido el elegido para participar en la Brithis 10 kilómetros de 2016.

Se cierra una temporada. Guardaremos nuestras fuerzas, mientras incrementaremos las ganas, esperando en 2016 volver a disfrutar del Circuito Rexona Street Run.

Anuncios

Zapatillas para la carrera

Un corredor se viste por los pies, su principal atuendo son las zapatillas. Son la prenda básica e indispensable sin la que los runners nos veríamos, en la mayoría de los casos, desamparados. Casi tantos modelos de calzado como personas podríamos encontrar ya sea en los lugares de entrenamiento o competiciones, como la próxima Rexona Street Run de Esplugues de Llobregat.

Cada persona requiere un calzado diferente en función de su morfología y pisada. Los hay que tienden en su zancada a cargar el peso corporal hacia el interior del pie. Son los llamados pronadores. Para compensar este desequilibrio, la zapatilla debería tener un refuerzo en el interior. Por el contrario, los supinadores, son el extremo opuesto y tienden a hacer el apoyo por la parte externa de la base del pie. Quienes poseen una pisada neutra, no sobrecargan la pisada hacia ningún extremo.

_MG_7892.JPG

Para la mayoría de corredores bastaría con dirimir que tipo de zapatillas se adecua a nuestra huella. Pero según se progresa e incrementa el espíritu de superación, de #HazMas tal como defiende Rexona Street Run, el siguiente paso, para continuar puliendo segundos a nuestros registros, sería optar por calzado específico de competición. Entre otras características, este difiere del óptimo para entrenamiento, por su peso más ligero, una menor amortiguación, y en algunos casos por una suela más agresiva, que proporcione mayor tracción en el asfalto o pista sintética.

Cuando se trata de mejorar los detalles importan y hay que limar cada aspecto que pueda llevarnos a conseguir nuestros retos. Las zapatillas son el material más específico y el que puede calzar los sueños.

Trofeo Jose Cano: la decisión

Hoy no paro de repetirme la frase de mi querido y admirado Domingo Gaitero, que afirma: la vida es un cruce de caminos, que se traduce en una constante toma de decisiones, en las que acertar o no hacerlo no depende de ti, sólo está en tu mano el hecho de tomarlas.

La mañana del domingo 22 de noviembre despertaba con sueño, fruto de la falta de horas acumuladas en los días previos. Algo cansada tras tardar en conciliar con Morfeo y huir de sus brazos en ciertos intervalos. Nada más abrir los ojos, enciendo el móvil y Amaya me pregunta porqué no voy a correr al Tofeo Jose Cano. Mi primera respuesta fue negativa, pero poco a poco, mi hermana, que bien me conoce me dijo que hacía buen día, el horario bueno y tal vez habría posibilidad de conseguir dorsal. Consiguió que comenzara a dudar y a replantearme el día. Algo dubitativa escribí por las redes sociales a la cuenta de la organización, que amablemente me da el teléfono del organizador, al que no quiero molestar, y de otra persona de la organización a la que llamo y me confirma me reservan un dorsal.

No hay marcha atrás. He tomado la decisión y hay que ser consecuente con ella. Rápidamente me arreglo y salgo de casa hacia la salida. Dorsal, calentamiento, minuto de silencio por las víctimas de los actos terroristas y a correr. El inicio favorable hace que los primeros compases sean frenéticos, y poco a poco, fuera relentizándome, las cuestas mermaran mis fuerzas y mi inconsciente se volviera conformista.

not_53_g

El ritmo sé que no es bueno, pero me obligo a pelear por la tercera posición. Para mí un sueño hecho realidad. Si no recuerdo mal, unos 22 años antes, o tal vez 21, Canillejas fue nuestra primera carrera. Le debo mucho a este evento, que fue el paso inicial de nuestras vidas atléticas. Y por eso, el podium, más allá del tiempo, que sé es el peor de mis últimas participaciones, tiene un significado especial. El hecho de poder compartirlo con mi sobrina, oir sus gritos y que al terminar me diga que iba muy “bonita” vestida de rosa y azul, es la guinda para la felicidad.

Felices kilómetros!!

Ritmo constante a la meta

El estómago se encoge en el mismo instante que los nervios erizan nuestra piel casi tanto como para cortarte la respiración. Por contra, se acelera el corazón y las ganas de salir corriendo se disparan. Es común, o al menos para mí, en los momentos previos a una carrera sentir estas sensaciones. Ha llegado la hora que hemos estado preparando, esperando con ansia, para materializar todo nuestro esfuerzo. No podemos, ni debemos, estropear las ilusiones depositadas por una mala gestión de las fuerzas. Este domingo, sabrán de qué hablo los que se citen en la Rexona Street Run de Zaragoza.

Ritmo constante.

Cuando nuestras zancadas se funden con las del resto de corredores, no es difícil dejarse llevar por la marea de zapatillas que se desplazan por el asfalto. Tener la adrenalina por las nubes, tampoco ayuda para calmar nuestro ímpetu. Mantener el cuerpo caliente y la cabeza fría es la clave para realizar nuestra mejor carrera. Lo más apropiado, para nuestros intereses, es intentar cumplir un guion previsto, acorde con los entrenamientos realizados.

Victoria Rexona Street Run 2014

Victoria Rexona Street Run 2014

En las carreras de largo aliento poder mantener una velocidad crucero, e incluso, progresiva, durante todo el trayecto es una garantía de triunfo. Aunque es normal un pequeño incremento del ritmo por kilómetro en los primeros compases, esté no debe ir más allá de los primeros 1000 o 2000 metros. Pasado esta distancia, y salvo que sea una competición, de las denominadas, tácticas, en las que prime imponerse en la meta ante conseguir un buen cronómetro, es importante, evitar cambios de ritmo bruscos, que sólo servirán para mermar nuestras fuerzas. Por contra, reservar un poquito el esfuerzo para el tramo final, nos aportará mejores sensaciones y posiblemente se vea reflejado en el registro.

Cierto es, que la teoría en el papel es relativamente lógica y sencilla. Y sin embargo, plasmarla en el asfalto es una complicada guerra, y como tal, para ganarla, se perderán algunas batallas que nos enseñarán la estrategia adecuada.

Deseo que este domingo, allá donde sea, como en el Parque Grande de Zaragoza, durante la Rexona Street Run, se consigan muchos éxitos gracias a una buena preparación y buena gestión de fuerzas.

Rexona Street Run aterriza en Zaragoza

El circuito Rexona Street Run, en colaboración con la Real Federación Española de atletismo, retoma su andadura en la localidad de Zaragoza. La séptima parada de este conjunto de carreras de ruta recae en la ciudad de El Pilar. Al borde del Ebro y desafiando al Cierzo, los corredores demostrarán su espíritu #HazMas el próximo domingo 8 de noviembre.

#HazMas

Un circuito con salida y meta en el mítico Parque Grande Jose Antonio Labordeta, que tantos y buenos atletas, sobre todo fondistas y mediofondistas maños, ha fraguado en sus caminos.

A las 9:30 de la mañana, los runners dividirán sus alientos en las 2 distancias programadas, 5 y 10 kilómetros, con la peculiaridad de poder decidir en el camino, por cual optar. Supongo, que muchos serán los factores que influyan en la decisión de los corredores. Habrá quien, de ante mano fije sus propósitos en una de ellas, otros esperarán a según como se levanten aquel día, elegir prolongar o no su esfuerzo, y los más estrategas, resuelvan sus dudas en función de sus opciones de clasificación final. Todas las variables tienen cabida y son igual de válidas. Aunque, desde mi punto de vista, insto a todos los participantes a superar la desgana y luchar por la superación, defender el lema #HazMas que lidera el circuito Rexona Street Run.

Que ni el frío, ni el cierzo frene vuestras zancadas. Lejos de sucumbir ante él, convertidlo en vuestro aliado para haceros más fuertes. Que los kilómetros repartan justicia y disfrutéis de la prueba.

La ciencia de la felicidad

Cuando uno es feliz, lo grita a los 4 vientos. No hay que esconder el estado de euforia si el motivo te llena de alegría. Y así me encuentro, tras cruzar la meta de la Carrera de la Ciencia en primera posición. No es sólo la victoria lo que me gratifica, es un conglomerado de circunstancias que me satisfacen. Pero para entenderlo, hay que echar la vista atrás, y trasladarnos hasta el año 2006.

A punto de acabar la temporada 2005/06, posiblemente el mejor, o uno de los mejores momentos de mi vida deportiva, decido participar, por primera vez en la Carrera de la Ciencia. En esa época, con poco entrenamiento, tiraba de las “rentas” del buen verano, prolongado hasta Septiembre, y gozaba de un envidiable estado de forma. Recuerdo, aquella prueba como un paseo de rosas, el Paseo de la Castellana no me pareció tener ningún desnivel, y tan sólo sufrí, un poquito, coronando Alberto Alcocer. Paré el crono en lo que, en esa fecha, fue mi mejor marca personal, bajando, por unos segundos, de los 35 minutos. Tercer peldaño del podium y primera española.

Un año más tarde, las lesiones me impidieron entrenar con continuidad y eso resintió mi rendimiento considerablemente. Aún así, quise estar de nuevo en la línea de salida de Serrano. Carrera lanzada, como de costumbre, primeros kilómetros de vértigo, giro hacia Paseo Recoletos. Y en ese momento, ya mis fuerzas comenzaron a fallar, a partir de Colón, hasta meta, sólo recuerdo sufrimiento, una agonía que se agudizaba en las cuestas.

CSIC 2015. Ecuador de la prueba

CSIC 2015. Ecuador de la prueba

La semana pasada, de nuevo, sentí las ganas de disputar La Carrera de la Ciencia. Aunque las dudas y los fantasmas, de hace 8 años, planeaban sobre mi cabeza. Estaba dispuesta a sufrir, pero no quería agonizar en el asfalto.

Con puntualidad científica, a las 9:00 suena el disparo de salida y la calle Serrano se convierte en una alfombra de corredores. Con el asfalto mojado, y la velocidad de los primeros compases con pendiente favorable, cada uno, ocupa rápidamente su posición. Las primeras mujeres pronto formamos un grupo. Me sitúo detrás de Isabel Martínez, a la que considero, mi mayor rival, fruto de sus buenos tiempos conseguidos en pista este verano, es una corredora en progresión. Me siento cómoda, pero no quiero confiarme, sé que lo peor está por llegar.

Carrera de la Ciencia. Elena Casas

Carrera de la Ciencia. Elena Casas

Ecuador de la prueba. Es el momento decisivo. Intuyo que las fuerzas de Isabel flaquean, el grupo en el que marchamos se estira. Entiendo, no con ciertas dudas, que es la ocasión de intentar distanciarme, me voy decidida con mis compañeros de fatigas. El tramo más temido de Alberto Alcocer se acerca, cuando lo afronto, no siento la cuesta tan dura como la recordaba. Cada metro que recorro sé que es uno menos. Conozco lo que me queda, por eso intento alargar zancada cuando diviso en el horizonte la plaza de República Argentina. No miro atrás, pero agudizo el oído para oir los ánimos que le dan a Isa a su paso. Sé que no me puedo relajar, es un chica rápida. Aprieto los dientes hasta meta. ¡Sueño conseguido!

Reconozco que el tiempo no es tan bueno como hace 9 años, no voy a engañar a nadie, ni a mi misma. Pero eso, no va a empañar mi alegría por inscribir mi nombre en la Carrera de la Ciencia, una prueba que nació cuando aún yo estaba en pañales.

Equipo CorreConNosotros. CSIC 2015

Equipo CorreConNosotros. CSIC 2015

Y como broche final, la felicidad se multiplica al poder compartir estos momentos con Javi, y varios de los chic@s de CorreConNosotros que participaron, con buenos resultados, en la carrera.

Rápido y espectacular recorrido de la Rexona Street Run Mallorca

El pasado sábado, 13 de junio, según avanzaba la tarde, la temperatura bajaba, a medida que el sol se escondía por el horizonte. Los corredores, fueron llegando a las inmediaciones del castillo del Bellver para disputar y disfrutar de la Rexona Street Run de Palma de Mallorca.

A las 20:30 se dió el pistoletazo a los 10 kilómetros de la 6a prueba del circuito Rexona. La ubicación de la salida, elevada 112 metros sobre el nivel del mar, que iban a descender los corredores, prácticamente, en los primeros kilómetros, auguraba un inicio de prueba rápida. Roberto Aguilar, tomó las riendas en los primeros compases, estirando así el grupo. Al paso del kilómetro 5, fue Jorge Crespo quien cogió el relevo del atleta de Ferrer Hotels, llevando a su estela a Josep Torres y Jose Luis García, que venía recortando distancias desde atrás. Poco después, fué este último, quien a falta de algo más de 2000 metros ponía la directa hacia la meta para hacerse con la victoria, con un crono de 31:19. 30 segundos más le servirían a Torres para afianzar su segunda posición. Mientras que el tercer peldaño, lo ocuparía el ex legionario e internacional duatleta Miquel Capó, experimentado en largas distancias, no en vano, único ganador español del Maratón de Les Sables.

Miquel Capó - Foto: Cristina Egea

Miquel Capó. Foto: Cristina Egea

En categoría femenina, las principales favoritas eran Sebastiana Llabres y la burgalesa, pero afincada en Mallorca, Beatriz Antolín. La primera defendía el título, la segunda, atleta experimentada, internacional en diversas ocasiones. El duelo no defraudó. Sebastiana marcó su ritmo, y fue en cabeza casi la totalidad de los 10 kilómetros. Antolín, seguía su estela, manteniendo contacto visual con su rival. En el ecuador de la prueba, apenas 7 segundos de diferencia, que recortó la burgalesa hasta tan sólo 1 segundo 4000 metros después. Sin embargo, merced a un rapidísimo último kilómetro fue Llabres quien repitió victoria con 37:36, Beatriz Antonlín cedió 14 segundos en meta, para ser segunda. El podium lo completó Joana Perelló.

Llabres y Antolín Foto: Cristina Egea

Llabres y Antolín. Foto: Cristina Egea

Ellos y ellas fueron los primeros, pero los protagonistas todos aquellos que tomaron la salida y cruzaron la meta. Más de 2000 valientes iniciaron la prueba, unos pocos menos acabaron, pero todos demostraron su filosofía #HazMas de superarse a sí mismo desde el momento que aceptaron el reto.