24 horas después del maratón

Han pasado 24 horas, al menos eso dice el reloj, porqué a mi me parece que ha transcurrido una eternidad, desde que ayer me enfrentara a la distancia que, el bueno del soldado Filípides, tuviera a bien instaurar para la Historia.

Todo mi cuerpo da cuenta que ayer peleó en una árdua contienda. Camino con dificultad, merced a la gran ampolla del pie izquierdo, casi ni puedo calzarme las zapatillas, el roce de las, al menos 2, uñas dañadas me hace porfiar bajito en cada paso. Necesito liberar la tensión del hematoma que se ha formado debajo de estas. Es previsible y poco evitable que con el tiempo las termine perdiendo, aunque antes adopten un color amoratado muy característico.

Cuadriceps, isquios, glúteos, sóleo, gemelos, creo no hay ni un sólo músculo que al contraerse no proteste del exceso de trabajo que sufrieron ayer. Incluso abdominales y brazos están en huelga de realizar cualquier pequeño movimiento. Y ni mucho menos hacer algo que se parezca a la carrera. Las vibraciones del impacto agitan todos los paquetes musculares, provocando una desagradable sensación sobre mis agujetas.

_D7A1467 copia.jpg

Las defensas al nivel de tus fuerzas.

Importante no bajar la guardia. Y más en época invernal, donde el frío se conjura con una bajada de defensas provocada por el extenuante esfuerzo, y somos blanco fácil para gripe y demás infecciones. Como ejemplo, yo misma, pasadas apenas 48 horas de terminar el maratón de Sevilla caía en las redes de un proceso gripal que me inmovilizó durante casi una semana.

El día después.

Tu cuerpo merece la recompensa a tanto esfuerzo y sacrificio acumulado. Dáselo sin contemplaciones. No hagas nada por lo que no sientas una imperiosa necesidad. Como mucho, date un baño, nada si quieres, puedes (y sobre todo) sabes. O acude a un spa a relajarte.

Que las ganas te guíen.

Durante semanas y meses hemos cumplido meticulosamente el plan establecido. Al igual que nuestro cuerpo, la mente necesita un kit-kat. La liberación de hacer lo que plazca sin pensar en lo que se le ordena y manda. Aunque siempre dentro de un orden. Es mejor cualquier actividad sin impacto que corretear sin descanso.

93a4a9c0-26e9-4901-86ee-67d39237af98-100-022-004-0509.jpg

Consejos doy que para mi no tengo.

No tengas prisa en volver a lucir dorsal. Aunque la euforia del momento nos lleve a sentir recuperados, no es cierto. Todo el desgaste al que hemos sometido al organismo requiere la consiguiente recuperación. No obstante, y salvo casos aislados, como compromisos con el equipo se puede saltar esta norma.

Punto y aparte.

Tras los, al menos, 10 días de descanso total o intercalado con alguna suave sesión alternativa. Comienza a correr de cero y de forma progresiva. Si buscamos tener una longeva vida deportiva, es necesario bajar un par de peldaños en nuestro estado de forma para poco a poco subir 3.

No hay recetas únicas ni universales, el secreto de una buena recuperación está en uno mismo. Mi consejo, deja que tus ganas te guíen.

Anuncios

Un pensamiento en “24 horas después del maratón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s