Algo que contar…

A menudo me incitan a renovar el blog, actualizar con mis ultimas andanzas y situaciones relevantes. Pero en la mayoría de las ocasiones no encuentro nada que pueda interesar al lector.; O nada que pueda superar las emociones vividas en anteriores entradas. Aún  así, tantos meses después es hora de hacer resumen y contar ligeramente lo que el 2012 ha supuesto para mí.

Arrancamos donde lo dejamos; Berlín, un maratón que si bien agridulce, no hizo mas que refrendar mi regularidad en dichas marcas. Y reforzar la esperanza de en próximas ocasiones dar un pasito más hacia adelante. Este, era el año, el momento y el sueño. La preparación indicaba que estábamos en el camino, que lo podíamos conseguir, era arriesgado, pero no imposible… En el Maratón de Barcelona, allá por marzo (pocos días después del nacimiento de mi sobrina, que sin duda es lo mejor de este y muchos años), nos dispusimos a intentarlo, con la ayuda de Vicente, la atenta mirada de Javi, y los ánimos de Yoli; comenzamos las primeras zancadas, partimos con la idea mantener un ritmo homogéneo desde el principio, en contra de las indicaciones de la organización que aconsejaba correr en positivo al ser mas favorable el tramo final, pero con mi corta experiencia dudaba de poder hacerlo así. Las ondulaciones del terreno de la primera mitad fueron mermando mis fuerzas , y poco después ya sabía que no me acompañarían mucho mas, mi cuerpo empezaba a quejarse, el ritmo había bajado y solo me quedaba un gran calvario sin ningún propósito por delante, el abandono se planteó como la única alternativa.

Tener a mi sobri en mis brazos me dió energía extra para afontar los 42km

Tener a mi sobri en mis brazos me dió energía extra para afontar los 42km

Compressport y 226ers me ayudaron en la preparación y durante la prueba

Compressport y 226ers me ayudaron en la preparación y durante la prueba

Pasado el disgustillo inicial y después de valorar lo alto que se ponía el listón de la representación española en Londres (había que bajar de 2:32 para mejorar las marcas de Veiga, Aguilar y Espeso), la idea de afrontar otros 42,195km estaba muy en el aire… con algunas reticencias, decidí luchar por dar forma al duro trabajo realizado en la preparación y nos planteamos la I Maratón de A Coruña como la cita. Pero el cuerpo a veces, es  adivino e inteligente, y unas pequeñas molestias plantares (que posteriormente se transformaron en una fracturilla por estress), disipó todas las dudas de estar en una línea de salida en la que la climatología jugó una mala pasada.

Y desde entonces y hasta ahora, he estado entre la recuperación, la incursión en alguna prueba de duatlón ayudando a mi equipo Diablillos de rivas en los cto. Nacionales) y la preparación de la prueba que tantas alegrías y sinsabores me ha dado durante tantos años, a la que tanto debo (Tengo la certeza que el 3000 obstáculos supuso un trampolín a mi carrera deportiva y también la que me ha dado el empujón hacia otras distancias). Mañana será mi último o penúltimo obstáculos de la temporada y de ahí rumbo a vivir el sueño olímpico a través de los que participan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s