Seville Marathon (la carrera)

sevilla2010.km39

5:55. Suena el despertador. 5 minutos es lo que necesito para ponerme el chandal y las zapatillas. A las 6:00 comienza el desayuno y allí estamos cual relojes, nosotros y los animadores, Amaya desempeña el papel a la perfección, baja cámara en mano para grabar estos momentos. A pesar de las horas, consigue despertarnos y sacarnos una sonrisa a todos. Tomo el primer café de los 3 que ingiero antes de las competiciones importantes, y antes de subir el segundo. Me enfundo la ropa de “batalla” y hacemos tiempo. Vuelvo a bajar a por el tercer y último café, esta vez de cafetera, he tenido suerte.

Se encienden los motores. Ana llega al CAR cuando estamos sacando la bici de Javi, hoy sí que empezamos con un suave “trote” dirección al estadio. El punto de encuentro con Ullrich es la puerta de salida. Allí me despido de Javi y Amaya; por absurdo que parezca me emocionan estos instantes, su apoyo me ha acompañado en toda la aventura que ya llega a su fin. Localizamos baños, seguimos con los calentamientos, nos huntamos de vaselina, y crema calentadora (no hay que olvidar que son las 9:00 y estamos a 4 gélidos grados). Accedemos a la zona acotada para atletas con dorsal preferente unos minutos antes. Nos despojamos de mallas y sudadera, indumentaria de carrera: top y braguita del equipo Simply Scorpio71, camiseta tirantes interior, manguitos y guantes. Zapatillas: PUMA roadracer III

Bajo el arco de salida. Tengo muuuucho miedo. Estamos en contrarrecta, en dirección contraria a los cánones habituales en un tartán. Sobre las gradas y las edificaciones del estadio se puede vislumbrar el cielo. No lo puedo evitar, aprieto los labios y los dientes, de inmediato mis ojos se humedecen, me apresuro a secarmelos, mientras pido al vacío “porfi, echamé una manita, hoy te necesito”. Y se da el disparo.

3:40min/km. Es lo que tiene que ver Ullrich en la pantalla del Garmin que le he dejado, las instrucciones son claras: no podemos correr por debajo de ese tiempo. Ana, me escolta desde el principio, al poco damos caza a Carlos y Maria José que se unen al pelotón. El grupo de africanas se encuentra delante, les vamos dando caza poco a poco, a nuestro ritmo. Sobre el km2 ya estamos con ellas, seguimos a lo nuestro y ellas se ponen a nuestra estela. Es una avenida de ida y vuelta, así que nos cruzamos con los primeros. He tomado buena nota de los consejos que atletas experimentados me han ido dando: beber sin ganas, y desde el primer punto tomo agua, poca. Sobre el km6 la primera sorpresa: Amaya y Javi nos animan desde unas rejas!! ya la han “liado”. Seguimos recorriendo la isla de la Cartuja, y me siento muy animada, desde los primeros compases oigo mi nombre en muchos puntos, la familia de Pablo corea “Tamara” al paso por el km9, frente al CAR. Pasamos el puente del Alamillo hacia el centro de la ciudad. Ullrich y Carlos comandan el grupo, a sus espaldas Maria José y yo, vamos dejando pasar los km. Para mi sorpresa sobre el km15 veo a Berni, no lo esperaba tan pronto y en ese lugar, me anima y le indico que voy bien. Santa Justa, Avenida Kansas City, de repente, Maria José empieza a abrir hueco con Carlos, este se percata y se cobijan en el grupo en busca de mejores sensaciones. Un poco antes del paso por la media maratón, Ana también empieza a perder metros conmigo, Javi que anda por ahi le anima para que no pierda grupo.

Sevilla2010.principio
1:17:45. Esto empieza ahora. Me digo cuando veo el reloj dispuesto en la media maratón; hasta entonces no habia mirado mucho el crono, tan solo en los primeros compases para controlar no me excedía del ritmo. 11min cada 3km era una referencia más “ajustada” y facilmente controlable. Todo marcha perfecto, tengo muy buenas sensaciones, cada cierto tiempo al respirar aprieto el abdomen para evitar “flato”, propenso a aparecer en los avituallamientos, con los que hasta ahora no tengo problema. En uno hasta unas atentas voluntarias estan pendientes del dorsal para ofrecérnoslos en mano, se agradece. Poco antes del km25 está Antonio Serrano y compañía animando. En este avituallamiento oigo algo de jaleo, creo que alguna atleta africana se ha ido al suelo… bufff!! menos mal que vamos delante. Y seguimos, paso por el Estadio del Sevilla, al poco, zona de adoquines, mis pies se empiezan a resentir de tanto impacto y las sinuosas baldosas parecen alfileres dipuestos a clavarse en mis plantas. No ha sido para tanto. Enfilamos la temida Avenida de las Palmeras, las atletas africanas aprovechan la amplia recta para el primer ataque; insto a Ullrich a seguir a lo nuestro, esa no es mi guerra y al poco nos volvemos a agrupar con ellas. Cruzamos a Triana y en el km 30, Fernando, de repente, me dice que no puede más!! Le estoy gratamente agradecida, ya ha hecho mucho. Javi, sigue mi estela en bici, me anima en estos momentos, voy en un grupo y me grita me resguarde en él, algún corredor, sabe mis intenciones y se ofrece a ayudarme a no bajar el ritmo. Las africanas han vuelto a escaparse, esta vez solo son 4 en la fuga y pronto se desperdigan. Hay un momento que pierdo la noción de los km, no sé muy bien cuentos me quedan. Regresamos de Triana, y pasamos cerca del Paque Maria Luisa, en el km36 está Ramiro Matamoros, también me anima eufóricamente, creo que es a esa altura más o menos donde adelanto a la 4a clasificada. En el puente del Alamillo las diferencias con la africana que me precede van disminuyendo, al paso por el CAR hace unas “eses”. Las bicis de la organización que me siguen y Javi desde atrás me animan a que le de caza, evaluó mis fuerzas, quedan 3km y temo no calcular con precisión. Ya estoy en “mi terreno” me recuerdan, y no hay obstáculos, ” a por ella y eres podium!!” Cuando me pongo a su par, hace esfuerzos por seguir mi ritmo, pero al poco pierde metros. Ya no queda nada, Amaya está a la salida del parque del Alamillo, me anima eufóricamente. Ya sólo 2km, unos metros más y una milla, últimos mil metros… llego al túnel de meta, uy!! salvando las distancias y velocidades (sobretodo), debe ser una sensación similar a los F1 en los túneles de Mónaco, mucho cuidado, no vaya meter la “pata” ahora. Y toco tartán!! a 200m oigo mi nombre por megafonía, braceo para intentar ir más rápido. 2:36:37. Muy satisfecha, extremedamente contenta, la experiencia ha merecido la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s