Seville Marathon (previo)

“para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible” H.H & J.P

“para que pueda surgir lo posible es preciso intentar una y otra vez lo imposible” H.H & J.P

Y así de imposible lo creían muchos e igual de impensable otros, pero yo no podía dejar pasar la oportunidad de intentarlo.

Tanto escepticismo no estaba falto de razones; hasta la fecha tan solo contaba con un par de actuaciones en pruebas que rondaban los 20 kilómetros y servían como referencia para doblar la distancia. Mi primera toma de contacto, fue el pasado Septiembre, en la media maratón de Motril, que al mismo tiempo celebraba el cto. De España. Donde el valor de la marca residía fundamentalmente en la corta preparación realizada, con apenas 3 semanas específicas y un par más de “transición” acumulando trabajo aeróbico en bicicleta y a pie. Dieron como resultado 1:16:13 y muy buenas sensaciones sobre los 21km. Tras esta cita, vacaciones. A la vuelta, para mi sorpresa, mi entrenador, Berni, se empeña en que corra la tradicional Behobia- San Sebastian, motivado por una ilusión personal. No negaré que no las tenía todas conmigo y era bastante reticente a la idea; aún le tenía algo de miedo a la distancia y no veía necesario repetir con tanta premura, pero terminé accediendo a sus deseos, a la postre culpables del salto a la larga distancia. No son pocos los que dicen que ha sido la Behobia más épica de la historia por las condiciones climatológicas que la acompañaron, y sin embargo mis sensaciones, en general, no pudieron ser mejores, los ánimos y la ayuda de quienes me acompañaron hicieron frente a las adversidades. En el viaje de vuelta de San Sebastian es donde empezó a rondar la idea de los 42km. Y no soy solo yo quien lo piensa, familiares y amigos me sugieren lo mismo.

Poco a poco y un poco a tientas, empezamos la preparación, aumentando paulatinamente los km, sin saber a ciencia cierta si finalmente podría con el reto. Fijamos Sevilla, por motivos logísticos y de calendario: Yo no me veía capaz de afrontar tantas incertidumbres en solitario; Pablo Villalobos, ya tenia concertada la cita Hispalense y mi hermana se desplazaría con él para apoyarle, el dispositivo logísitico ya estaba en marcha. Por fechas, no tenía nada que perder a estas alturas, si el intento no daba buenos frutos siempre tendría tiempo de volver sobre mis pasos.

Los entrenamientos, se fueron sucediendo, la preparación ha sido dura, casi puedo contar con una mano aquellos en los que la climatología acompañaba. El frío invierno ha sido contrarrestado con el calor de todos los que me han ayudado: Amaya, Pablo, Javi, Pinchos, y sobre todo, coincidir en la preparación con Ana Burgos; ambas pese a la nieve, el frío o la lluvia no faltábamos a nuestra cita, conscientes de que en solitario realizar el entrenamiento se nos antojaría poco menos que imposible.

Pasaron las semanas y se acercaba el momento, muchos km acumulados y poco descanso hasta la semana previa, en la que parecía que solo corría suave y dormía todo lo que podía.

Rumbo a Sevilla:

Tomamos el AVE a las 17:00, en el mismo horario pero en solitario. Mi viaje no podía empezar con mejor fortuna, cuando compro el billete me anuncian que es la última plaza en turista de dicho tren. La suerte acompaña!!. En 2 horitas y ½ (que bien quedarían esas cifras en el cronómetro), llegamos a Santa Justa, taxi y al CAR de Remo y Piragüismo, nos instalamos, yo de momento sola, pues Javi no llega hasta el sábado 😦 . Pablo y Amaya se van a corretear un rato, yo ya he hecho los deberes con tiempo. Coincidimos en la cena con Maria José de Toro y Carlos, ellos también quieren intentar acercarse a 2:35, pueden ser una buena y experimentada referencia. Tras la ingesta de hidratos damos un paseo al hotel de mi compañera de fatigas. Preparamos la estrategia de los avituallamientos. Y vuelta al CAR, acogedor, pero carente de una buena insonorización. Prontillo a la piltra para acostumbrarnos un poquito al horario. Ainsss…. vuelta pa un lado, giro al otro, arriba, abajo… mi tele no funciona!! me empiezo a poner nerviosa… mi libro de viaje es un poco triste, así que decido abrirlo aleatoriamente e intentar tranquilizarme con la lectura… ainsss!! advierto a amaya via sms que cambio de planes, pongo el despertador un poquito más tarde, necesito dormir. Vaya!! Amaya tiene el móvil encendido!! arggg!! espero que estas marmotas no se hayan enterado (nota: lo ven a la mañana siguiente).

Rodaje, diría que “suave”, pero en el diccionario de Ana no suele estar esa palabra. Ducha y a la feria del corredor. Lo hemos dejado para muy tarde y somos muchos los corredores que estamos a la espera de nuestro dorsal, por suerte, Samu y Maca están un poco más adelantados y reducimos la espera. Nos damos más prisa en acercanos a la comida de la pasta, aunque no somos los primeros; al recoger el plato de los suculentos macarrones instamos al cocinero a que nos sirva un poco más, con un poco de desconfianza accede… no sabe este buen hombre que es más barato hacerme un traje que invitarme a comer!!! Durante la siesta llega Javi.

Los avituallamientos: mención especial merecen, nos ponemos a prepararlos sobre las 17:15, tras haber hecho acopio de botellas varias (venía preparada, pero en ese punto flaqueé un poco). Manualidades y tunning para personalizar los envases. Después de unas pocas cavilaciones, Amaya, Javi y yo optamos por el siguiente reparto de líquidos: km10 sales – km15 ½ gel – km20 ½ gel cafeina – km25 ½ gel – km30 ½ gel cafeina – km 35 sal y gel atado (optativo, según necesidades). El dosificar medio gel por envase, era en previsión de tener algún percance en un punto disponer de otro siguiente. Disolverlo mejor que atarlo pues lo considerábamos más seguro y eficaz, al menos en mi caso. A la postre, creo que diseñamos una buena estrategia.

La tarde transcurrió tranquila, en las inmediaciones del CAR poco se podía hacer así que nos acercamos a un centro comercial a hacer una pequeña merienda y ultimar detalles (la vaselina también había caido en el olvido). La cena iniciaba la cuenta atrás, cierto nerviosismo se intuía en el ambiente. De nuevo, volvemos a visitar la cafetería del hotel cercano, esta vez me decanto por un cola-cao caliente que me induzca un poco el sueño. Quedo con Ana para salir “trotandillo” desde el hotel a las 8:00. Ya hemos llegado a la habitación, tengo todo preparado, lo reviso por si acaso y echo alguna cosilla de más “por si”. …. Llega el momento… mi cabeza no para de pensar en mañana, me da miedo no estar preparada, me asusta el no saber que puede pasar, temo un sufrimiento que no conozco. Y claro, no puedo dormir!!! soy de “lágrima fácil” así que suelto alguna ante la impotencia y la angustia que me provoca el insomnio.

(en breve la carrera).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s